Obra abierta – Multiplicidad, relatividad y posibilidad

En este recorrido por la colección vamos a presentar una serie de obras en relación al concepto de obra abierta tomado de la publicación Opera aperta: Forma e indeterminazione nelle poetiche contemporanee del filósofo y escritor italiano Umberto Eco publicada en 1962. Una obra que marco un punto clave en la interpretación del arte contemporáneo y que en cierta forma retroalimento con sus ideas el arte que se desarrolló desde su publicación. En el prólogo a la segunda edición Eco definía así el objetivo de los ensayos reunidos en esta publicación:

[…] seguía tratando de recuperar, a través de las obras de arte de vanguardia, una «visión» del universo donde la característica de la cultura contemporánea, como se expresa a través del arte de vanguardia, es la ausencia de toda «visión» estructurada, el no-modo de ver, la negativa ante cualquier código o regla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Eco sostiene que aunque la obra de arte en sí tiene un mensaje abierto en el arte anterior al de vanguardia se regía por leyes estructurales que de algún modo imponían vínculos y directrices de lectura.

El paradigma que se produce en el arte contemporáneo es que ese mensaje abierto, ambiguo, con una pluralidad de significados que conviven en un único significante, se convierte en una de las finalidades explícitas de la obra.

Para Eco estos valores de la obra de arte contemporánea son una deriva de la ruptura del Orden tradicional que el hombre occidental creía inmutable y definitivo, un orden disuelto a través de un desarrollo problemático, en la duda metódica, en la instauración de dialécticas historicistas, en las hipótesis de la indeterminación, de la probabilidad estadística, de los modelos explicativos provisionales y variables. El arte no habría hecho más que aceptar esta situación y tratar de darle forma.

Os proponemos un itinerario por obras de la Colección Helga de Alvear donde podemos encontrar diversos aspectos de la poética de la obra abierta definida por Eco, como son la relevancia del papel del intérprete en la definición semántica y estructural de la obra (Dora García); la noción de posibilidad (José Luis Alexanco); el concepto científico de infinitud y relatividad (James Lee Byars); la multiplicidad de perspectivas (Olafur Eliasson); o su carácter pedagógico (Gerardo Delgado)

El papel del interprete

Una de las características fundamentales de la obra abierta definida por Umberto Eco es la de no tener un mensaje concluso y definido, mediante una posibilidad de varias organizaciones confiadas a la iniciativa del intérprete-observador-consumidor, y se presentan, por consiguiente, no como obras terminadas que piden ser revividas y comprendidas en una dirección estructural dada, sino como obras “abiertas” que son llevadas a su término por el intérprete en el mismo momento en que las goza estéticamente.

Dora García (Valladolid, 1965)

Si hay una artista que en su obra se crean situaciones o contextos que alteran la relación tradicional entre artista, obra y espectador es en la de Dora García. Os proponemos explorar su obra hipertextual «Heartbeat» de la que la Colección Helga de Alvear tiene una obra en relación al proyecto. Un mapa donde se muestra con diversos textos e imágenes la estructura hipertextual que permite al lector tomar decisiones sobre sus trayectos de lectura, mediante la creación de una estructura laberíntica en el que el visitante-lector se pierde, explora o termina la narración sin un punto determinado de finalización.

Noción de posibilidad

Para Umberto Eco otra característica fundamental de la obra abierta es la noción de posibilidad en su concepción. Como señala “La noción de posibilidad es una noción filosófica que refleja toda una tendencia de la ciencia contemporánea, el abandono de una visión estática y silogística del orden […]», y por lo tanto, continua más adelante «En el lenguaje contemporáneo han hecho aparición nuevas categorías: ambigüedad, inseguridad, posibilidad, probabilidad.”

José Luis Alexanco (Madrid, 1942-2021)

Posiblemente uno de los artistas que aplicó de forma más consciente la poética de la obra abierta definida por Umberto Eco. Alexanco indaga en una nueva manera de «[…] habitar el arte, en la que el objetivo final es resultado de una posibilidad y no del culmen creativo de un artista». Introduce aspectos fundamentales como el azar, el arte como proceso y no como culminación objetual, la serialidad y secuencialidad sin límites, el uso de nuevos medios y materiales, y por último, el protagonismo del espectador en el proceso creativo de las posibles formas resultantes, mediante el uso del software.

Infinitud y complementariedad

Para Umberto Eco el arte de una época refleja el grado de su conocimiento científico. Para él el concepto de infinitud basado en la complementariedad de las partes con el todo será fundamental en el concepto de obra abierta. Así comenta que “[…] en el universo científico moderno, como en la construcción o en la pintura barroca, todas las partes aparecen dotadas de igual valor y autoridad, y el todo aspira a dilatarse hasta el infinito, no encontrando límite ni freno en ninguna regla ideal del mundo, pero participando de una aspiración general al descubrimiento y al contacto siempre renovado con la realidad.” Así, la obra abierta, al ser presentada de una forma entre las infinitas posibles, nos proporciona simultáneamente el valor de todas sus posibilidades. Continua en relación a esta complementariedad que en “[…] cada ejecución la explica, pero no la agota; cada ejecución realiza la obra, pero todas son complementarias entre sí; cada ejecución, por último, nos da la obra de un modo completo y satisfactorio, pero al mismo tiempo nos la da incompleta, puesto que nos da en conjunto todos los demás resultados en los que la obra podría identificarse. Pero ¿es acaso casual el hecho de que tal poética sea contemporánea del principio físico de la complementariedad, por el que no es posible indicar simultáneamente diversos comportamientos de una partícula elemental, y para describir estos comportamientos diversos valgan diversos modelos […]”, 

James Lee Byars (Detroit, 1932 – El Cairo, 1997)

En su trabajo encontramos desplegados los conceptos de infinitud y complementariedad como los define Eco en Obra Abierta, basándose igualmente en los límites del conocimiento científico de su época. Para Byars las preguntas eran más importantes que las respuestas. Según las preguntas que nos planteemos definimos nuestra concepción del mundo y de la vida. La pregunta -decía Byars, que hablaba de una filosofía interrogativa- «es la mejor declaración de realidad que conozco». El creía que hay preguntas pertinentes a cada generación, y que deberíamos conocerlas y compartir nuestras emociones, conocimiento e intuiciones al responderlas. Byars fue al MIT, al Hudson Institute para averiguar cuales eran esas preguntas .En esos momentos una de las cuestiones más relevante era la relativa a la teoría cuántica del universo, así como las implicaciones de la relatividad espacio-tiempo definida por Einstein. Como señala Kevin Power, Byars fue muy consciente del cambio producido por la nueva física, que hizo que se necesitaran cambios profundos en los conceptos de espacio, tiempo, materia y sobre la causa-efecto, y como cambiaría nuestra forma de experimentar el mundo.

Multiplicidad de perspectivas

Así, la obra abierta se define por tener una multiplicidad de perspectivas, de puntos de vista. Señala que “[…] la poética contemporánea nos propone una gama de formas que apelan a la movilidad de las perspectivas, a la múltiple variedad de las interpretaciones.”, y así se produce una “[…] ambigüedad perceptiva como posibilidad de colocarse antes del convencionalismo del conocimiento habitual para tomar el mundo en una plenitud de posibilidades que precede a toda estabilización debida a la costumbre.» Para Eco este tipo de apertura es la base misma de todo acto perceptivo y caracteriza todo momento de nuestra experiencia cognoscitiva.

Olafur Eliasson (Copenhague, 1967)

Su obra tiene como eje vertebrador poner en cuestión las perspectivas fenomenológicas, cognitivas y científicas, a través de fenómenos como la luz, el color y el espacio, creando paradigmas visuales que hace que el espectador se replanteé su posición en relación al mundo que habita. Crea obras donde las perspectivas se multiplican, y el espectador se ve inmerso en paradojas visuales (como en su obra donde todo se convierte en blanco y negro) o creando artificialmente fenómenos que normalmente atribuimos a la naturaleza (la luz del atardecer en la Tate Modern, unas cataratas en el East River de Manhattan) para hacer pensar al espectador la posibilidad de transformar la realidad a parámetros más ecológicos y sostenibles.

Carácter pedagógico

Para Umberto Eco la apertura del arte contemporáneo, al quebrar modelos y esquemas establecidos y la necesidad de su alternancia, no solo de obra en obra, sino en el propio concepto interno de cada obra, posibilitaba un carácter pedagógico con función de liberación, superando el nivel del gusto e insertándose en un nivel superior y más amplio en relación a la recuperación de la autonomía del individuo. La experiencia del arte contemporáneo, permite al hombre moderno liberarse de los convencionalismos, normativas y encorsetamientos sociales para ayudarle a buscar nuevas metas y horizontes más allá de lo establecido, implicándole en los procesos transformadores y valorando su papel activo.

Gerardo Delgado (Olivares, 1942-2024)

La obra temprana de Gerardo Delgado se inspira de manera directa en el carácter pedagógico de la obra abierta definida por Umberto Eco. Así lo manifiesta el propio artista al señalar que: «Me interesa más que la obra plástica en sí su relación con el espectador. Me centré en el concepto de obra abierta. Me interesa más que los posibles significados e interpretaciones de la obra, la interpretación del público». Asimismo, como el propio Delgado ha indicado, los trabajos que realizó en esta época, tienen una influencia directa de los movimientos constructivistas y de la Bauhaus europeos, y las experiencias desarrolladas en ellos en relación al carácter interactivo y lúdico del arte. El juego es la potencia creativa que activa la propuesta plástica de Delgado y como señala Umberto Eco «Todo goce es así una interpretación y una ejecución, puesto que todo goce revive en una perspectiva original».

Otros ejemplos en la colección

1967

4 Series B Reliefs (Prototypes)

Charlotte Posenenske

1982

Dense Stone Circle

Richard Long

1979[ca]

Sin título (Blanco y amarillo)

Jesús Rafael Soto